Hace muy poco tiempo se estreno en el mundo el suceso 4K. Una mejora de la resolución de la imagen que integran los televisores actuales, la cual es capaz de cuadruplicar la resolución que nos ofrece la Alta Definición, HD o High-Definition.1​ Esta tecnología es capaz de alcanzar los 3840×2160 píxeles y también se le conoce como Ultra HD.

Pero quedarse allí sería muy aburrido para los creadores de este avance. Es por eso que ya está por llegar la tecnología 8K. Los gigantes surcoreanos LG y Samsung presentaron sus modelos. La resolución 8K Ultra HDV (4320p), que llega para sustituir el 4K de los televisores actuales.

Entre sus virtudes se destaca una gran sensación de profundidad, porque se acercan mucho más que las tecnologías anteriores a cómo vemos las imágenes reales. Cuenta con 33 millones de pixeles autoluminiscentes y se caracteriza por reproducir el denominado “negro puro”.  “El primer televisor OLED 8K de LG supone un hito en el campo de la tecnología de pantallas y representa su evolución”, señaló Brian Kwon, presidente de LG Home Entertainment.

Por otro lado la clave del Q900R QLED de Samsung está fundamentado en una tecnología basada en inteligencia artificial que permite mejorar la calidad de imagen de producciones que no están en 8K, un tipo de resolución para el que apenas hay en la actualidad contenidos en el mercado. La misma puede alcanzar un brillo máximo de 4000 nits, el estándar de la mayoría de los estudios cinematográficos.

Esta “tecnología exclusiva” de Samsung, “mejora tanto la calidad de la imagen como la de sonido, independientemente de cuál sea la calidad o el formato de la fuente original”, explicó la compañía en un comunicado.